En un comunicado, las familias de Felipe Osiadacz y Fernando Candia enfatizaron que ambos jóvenes son inocentes de los cargos que se le imputan, por los cuales incluso podrían ser condenados a morir en la horca.

 

“Por ello, estamos coordinando una audiencia con el Presidente de la República, Sebastián Piñera, de manera que el Estado de Chile intensifique las gestiones que nos ayuden a traer de vuelta a Felipe y Fernando”, recalcaron. De todos modos, dijeron valorar “enormemente el apoyo consular que hemos recibido desde el primer día, especialmente por parte del cónsul de Chile en Malasia, Juan Francisco Mason Izquierdo”. Se trata de la primera declaración pública que hacen los familiares de los dos chilenos detenidos, luego de que esta semana se conociera su situación en el país asiático. Según explicaron Fernando Osiadacz y Maritza Olcay, este silencio se debe a las recomendaciones hechas por los abogados que defienden a estos jóvenes en Malasia, “para no afectar el proceso legal”. Los hechos En el comunicado, los padres aseguraron que sus hijos llevaban un día en Malasia, país al que llegaron de vacaciones tras conocerse en Nueva Zelanda, donde estaban trabajando luego de concluir sus estudios superiores en Chile. Ambos “se vieron envueltos en un incidente con un desenlace fatal, luego de ser abordados por un malasio, que según el informe forense se encontraba bajo la influencia de diversos estupefacientes”. El relato continúa señalando que el citado hombre siguió a Fernando Candia hasta el hostal donde se estaban hospedando, “exigiéndole insistentemente que le diera dinero. Ya en el lobby, el malasio insistió en su petición y dado que ambos chilenos se negaron, comenzó a agredirlos. Nuestros hijos no respondieron a estas agresiones y pidieron al recepcionista del lugar, en varias oportunidades, que llamara a la policía”. “Como el nivel de agresividad de esta persona aumentó, ellos se asustaron y lo inmovilizaron sin ninguna intención de causarle daño, pues todo lo sucedido fue en defensa propia”, recalcaron. NOTICIA RELACIONADA De Turquía a Malasia: Las recomendaciones de Cancillería para viajar a ciertos países 63″A partir de ese minuto, este hecho terminó con los sueños y proyectos que ambos tenían, devastando de paso a familiares y amigos, quienes hemos acudido a todas las instancias posibles para traerlos de vuelta a nuestro país”, agregaron, explicando que, después de estas vacaciones en el sudeste asiático, Osiadacz, de profesión ingeniero comercial, iba a estudiar un magíster en Barcelona, mientras que Candia, chef, volvería a Chile para crear una empresa gastronómica. Asimismo, ambas familias enfatizaron que “desde que fueron detenidos, han pasado nueve meses los cuales han sido una verdadera pesadilla para ellos y nosotros; la distancia y las diferencias culturales lo hacen aún más difícil. La angustia, incertidumbre y temor nos han embargado de forma continua estos meses”.

fuente emol