La cantante murió hoy producto de complicaciones asociadas a un cáncer pancreático. Con tan solo 14 años, la intérprete grabó su primer disco, “The Gospel of Aretha Franklin”, en una iglesia. En los ‘60, la artista se lanzó al estrellato con éxitos como “Respect”, “I Say a Little Prayer” y “Chain of Fools”.